La evolución de la odontología

La odontología inicialmente era “primitiva”. ¡La odontología ha evolucionado desde aquellos días!

Las primeras referencias dentales fueron descubiertas en tabletas de arcilla, escritas hace 5,000 años. De aquel tiempo hasta los años 1,7000, la odontología se enfocó principalmente en la limpieza (utilizando una tela y algunos polvos abrasivos o dentífricos) y extracciones dentales extremadamente dolorosas. ¡En esos días no había anestesia local!

El término “dentista,” se usó por primera vez en el siglo XVII. Antes de eso era barberos, cirujanos, físicos, farmacéuticos y hasta herreros (¡imagina eso!) ya sea extrayendo dientes “malos” o prescribiendo remedios herbales para el dolor de dientes.

“El tratamiento” en aquellos días consistía solamente en extraer el diente enfermo. ¡No había cuidados preventivos! ¡De hecho, cuando George Washington se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos en 1789, solo tenía un diente natural en su boca!

¿Sedantes durante la odontología? ¡No había nada cercano a eso! La primera anestesia dental era opio, oxido de nitroso, Ethel y cocaína (¡en verdad!) los cuales eran aplicados para “disminuir el dolor” durante las extracciones en los años 1800. La cocaína sintética llamada Novocaína (“nueva cocaína”), se introdujo por primera vez a principios de los años 1900. Después de eso, uno de los procedimientos odontológicos y técnicas más “humanos” se presentaron. Sillas reclinables, taladros de alta velocidad, procedimientos de esterilización y materiales dentales mejorados, fueron producto de la evolución dental en el siglo XX.

 Odontología del Siglo 21

¡Esto nos lleva al siglo 21…donde la odontología moderna realmente “llego”!

La nueva tecnología hace la visita a los dentistas una experiencia mucho más cómoda y relajante.

La odontología cosmética puede blanquear dientes y cambiar completamente su sonrisa, usar frenos invisibles que han remplazado el look de “boca de metal”. La nueva tecnología y la odontología libre de dolor proveen una experiencia más cómoda y relajante. Muchos de nuestros pacientes trabajadores programan sus citas durante su hora de lonche y hasta toman una siestecita mientras se les realizan procedimientos dentales de rutina.

¿Puedes imaginarte el dormir durante una cita dental?

Le podemos asegurar que usted se sorprenderá cuando vea las opciones que tenemos para usted. ¡Llame y haga su cita, nosotros le prometemos– nosotros no sermoneamos – aun si ha pasado tiempo después de su última cita!

Leave a reply